Calderas de condensación

Hoy en día las calderas de condensación son el sistema más eficaz para producir calefacción y agua caliente a través de gas. Este tipo de calderas producen agua caliente a baja temperatura y con un alto rendimiento.

Además de esto, desde 2015 son las únicas calderas de gas que se pueden fabricar ya que producen menos C02 que las calderas comunes. Por lo tanto el resto de calderas existentes, irán desapareciendo poco a poco del mercado.

Muchos de nosotros desconocemos sus ventajas, por lo que a continuación te explicamos detenidamente las ventajas que podrás encontrar si adquieres una caldera de este tipo. Además te dejamos algunos de los inconvenientes más comunes.

Ventajas de las calderas de condensación

Entre sus ventajas podemos destacar:

Alta eficacia energética

A día de hoy son las calderas de gas con más eficacia del mercado.

Esta eficacia se consigue debido a que estas calderas aprovechan el calor latente de la condensación de los vapores de agua. Las calderas de gas tradicionales, desaprovechan este calor de la salida de humos, con lo que resultan menos eficaces.

Ahorro en la factura del gas

El aprovechamiento del calor que realizan estas calderas, hace que se logre un ahorro de aproximadamente un 25-30% en el consumo de energía, lo que supone un ahorro económico esencial en la factura del gas.

Reducción de las emisiones contaminantes

Al aprovechar el calor latente de la condensación, estas calderas reducen notablemente la temperatura de los gases de combustión y disminuyes de manera notable (hasta un 75%) las emisiones de gases contaminantes.

Más silenciosas

Las calderas de condensación no se paran, están en continuo funcionamiento. Por lo tanto no producen sonido de encendido y apagado como si lo hacen las calderas normales.

Calderas de condensación

Inconvenientes de las calderas de condensación

Mayor inversión inicial

Las calderas de condensación son bastantes más caras que las calderas tradicionales. Pero no te preocupes, en unos meses, esa inversión inicial queda amortizada por el ahorro que produce una caldera de condensación en la factura del gas.

Necesidad de desagüe

Para la utilización de calderas de gas siempre es necesario instalar un desagüe que permita eliminar las condensaciones que producen.

Salida de humos

Las calderas de condensación producen bastantes vapores, por lo que es preciso una salida de humos ascendente para el vapor que se produce.

Este vapor es totalmente inofensivo pero si la salida de humos no se coloca o se coloca de manera incorrecta, puede provocar goteos.

Como podemos ver son mucho más amplias las ventajas que los inconvenientes para adquirir una caldera de condensación.

Por lo tanto, si tienes que cambiar tu caldera y no sabes por cual decantarte, desde Jesaga te aconsejamos que adquieras una caldera de condensación. La inversión inicial será más cara pero a la larga el ahorro será notable.

Somos expertos instaladores de calderas de gas Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de todo lo que necesites.

Zona norte: 91 575 08 26

Zona Centro: 91 575 08 26

Zona Sur: 91 565 50 17

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies